Cómo mantener la casa fresca en verano

0

Cómo mantener la casa fresca en verano - El Jardín de Venus

Llega el verano y se prevee que sea uno de los más calurosos de la historia. Te contamos cómo mantener la casa fresca en verano, aunque en la calle los termómetros se disparen.

1.- En penumbra, por favor.
¿Sabes la cantidad de calor que entra a través de los cristales de las ventanas? Dicen los expertos que más del 30% de la temperatura de la casa en verano depende de este factor. Los cristales hacen de efecto lupa y es sorprendente lo que supone en grados interiores esos rayos de sol que se cuelan a través del cristal. Por eso mientras reciban la luz directa del sol debes procurar tener las persianas bajadas o abiertas solamente unas rendijas, salvo que necesites la luz natural. y las cortinas cerradas. La diferencia se nota, y mucho.

2.- Ventila la casa durante la noche.
Cuando las temperaturas bajen y sean más frescas en el exterior que en el interior. Es el momento de abrir bien ventanas y persianas, e incluso de dejar que haga algo de corriente una ventana con otra, siempre procurando no estar en medio si no es necesario. Es una buena manera de airear la casa y de ayudar a que baje la temperatura dentro de la misma.

3.- Los electrodomésticos generan calor.
Seguro que ya lo sabes pero quizá no te has parado a pensar de cuáles te interesa prescindir en verano o usar lo mínimo posible. ¿Es necesario tener dos televisores puestos y no estar viendo ninguno? ¿Realmente te merece la pena pasar el aspirador en lugar de barrer? ¿Hace falta dejar la luz encendida si no vas a estar en esa habitación mientras cenas? Puede parecen nimio, pero lo cierto es que la diferencia se nota más de lo que se suele imaginar.

4.- Viste tu casa de verano.
Como ya hemos comentado en otras ocasiones, es conveniente preparar tu casa para el verano y  cambiar los tejidos gruesos de invierno por otros livianos y fresquitos. No es lo mismo tumbarte sobre sábanas de franela que sobre otras de hilo fino. Ni es lo mismo una funda de sofá de tejido polar, que de lino suave.

5.- Cocina poco y sin horno.
En verano mejor prescinde de cocinar con el horno. Evita preparar guisos largos y poner la freidora durante largo tiempo. No solo es que apetezca comer alimentos más frescos y ligeros, es que de la forma de cocinar puede variar mucho la temperatura de tu casa. Salteados rápidos, ensaladas,  cebiches, gazpachos, platos sencillos de pasta, pescados y carnes a la plancha… Generan menos calor durante su preparación.
Procura siempre que cocines al fuego encender la campana extractora. por la noche incluso puede hacer corriente con la ventana y mejorar la temperatura interior de la estancia.

6.- Usa el ventilador con cabeza.
El ventilador no genera frío por sí mismo, pero el aire que mueve resulta muy agradable. Puedes enfriarlo más con el viejo truco de colocar delante suyo (dejando un espacio en medio) una botella con agua helada o muy fría. Funciona.

Son unos trucos muy sencillos pero muy prácticos. Ponlos en práctica cuanto antes porque es menos costoso mantener fresca una vivienda que enfriarla una vez se ha calentado.

 

Foto by DeathtoStock

Compartir.

Comentarios están cerrados.

aaa

Comentarios