6 trucos para hacer un buen guiso

0

6 trucos para hacer un buen guiso - El Jardín de Venus

Preparar un buen guiso no es complicado pero hay trucos que te ayudarán a tener más éxito elaborándolo. Son cuestiones sencillas pero determinantes a la hora de lograr o no el resultado esperado. Toma nota de estos trucos para hacer un buen guiso y ponlos en práctica. Notarás la diferencia.

1.- Utiliza materias primas de calidad.

Es importante que utilices materias primas de calidad. Y muy especialmente en lo que a la carne se refiere. No todos los cortes de carne son aptos para ser guisados. Si tienes dudas al respecto pregunta a tu carnicero. Es fundamental que elijas los cortes apropiados para que el guiso quede tierno y sabroso.

2.- Haz un buen sofrito.

La base de todo guiso sabroso es un buen sofrito. Según la receta tendrá unos u otros ingredientes, pero en su punto está buena parte del éxito del plato. Debe quedar bien hecho pero sin llegar a tostarse, ni quedar recocido sin haberse sofrito bien antes.

3.- Evita el exceso de grasa.

Si te has pasado con el aceite del sofrito, retíralo antes de añadir más ingredientes. Desespuma el guiso siempre que sea necesario y retira la capa de grasa, si la hubiera, que queda en la parte superior.
Procura utilizar una parte de la carne que no contenga un exceso de grasas.

4.- Cocina el guiso tapado y a fuego suave.

Tardará, sí, pero quedará riquísimo. Hacer un guiso destapado no tiene sentido; se evaporaría el líquido y sería más un cocido que un guisado. Hacerlo a fuego vivo tampoco ayuda a que la carne se cocine por igual y quede tierna. Así que un hervor suavecito y en un utensilio cerrado es fundamental.

5.- No sazones ni especies en exceso.

Siempre puedes rectificar cuando el guiso esté casi terminado. Un buen guiso estará en su punto justo de sazón y especiado. Y este va aumentando al concentrarse los sabores durante la cocción. Por eso no hay que ser excesivamente generoso con la sal y las especias.

6.- Utiliza un líquido apropiado para cada plato y en su justa cantidad.

Vino, cerveza, caldo, brandy, sidra… Son muchos los líquidos que pueden utilizarse como parte líquida de un guiso. No utilices agua si lo que quieres es lograr un buen guiso rico en sabor. Elige un líquido apropiado para los demás ingredientes de la receta. No te preocupes por el alcohol porque durante el cocinado se evaporará.
Es importante que utilices la cantidad adecuada; si usas poco quedará seco, si te excedes tendrás una salsa sin textura.

Con estos sencillos trucos para un buen guiso, tienes la mitad del camino andado para servir un buen plato en la mesa. Ahora solo te queda ponerte manos a la obra.

Compartir.

Comentarios están cerrados.

aaa

Comentarios