Perros de terapia

0

Perros de terapia - El Jardín de Venus

Tradicionalmente a lo largo de la historia la humanidad ha utilizado a los animales como fuerza de trabajo. Aún hoy en nuestra sociedad occidental encontramos perros de trabajo fundamentalmente en apoyo a las fuerzas de seguridad o como perros de asistencia. En los últimos tiempos se está trabajando mucho con perros de terapia, una nueva profesión perruna de ayuda a los humanos.

Qué son los perros de terapia.

Los perros de terapia son perros a los que se les ha entrenado desde una edad temprana para que forme parte de procesos educativos y terapéuticos de ayuda a personas. Al menos en teoría, porque también hay perros de terapia que en su vida adulta han pasado a ayudar a mejorar la vida y la salud de las personas.
Estos perros forman parte de procesos y actividades terapéuticas que los especialistas llevan a cabo con personas individualmente o en grupo. Habitualmente se conoce como TAA: Terapia Asistida con Animales. Tanto el perro como el terapeuta deben contar con una preparación específica para este tipo de labor.

Qué razas de perros pueden entrenarse como perros de terapia.

Generalmente los perros de terapia son Golden Retriever y Labrador Retriever. Pero esto no quiere decir que sean las únicas razas que puedan dar buenos perros de terapia. De hecho es más importante la personalidad del perro que su raza. Muchos mestizos de pequeño y medio tamaño también son entrenados para esta labor con excelentes resultados; son perros felices que ayudan a mejorar la salud, la vida y la sociabilidad de las personas.

A qué tipo de personas ayudan los perros de terapia.

La labor de los perros de terapia es variada. En algunos casos un perro puede hacer más de una labor, en otros hay que prepararle específicamente para ayudar a un tipo concreto de personas. Uno de los grupos más habituales a los que ayudan este tipo de animales son niños o adultos con discapacidad física, psíquica, intelectual o sensorial, en riesgo de exclusión social o con problemas de salud mental. También trabajan mucho con personas mayores en residencias geriátricas.

Que trabajos concretos y beneficios aportan los perros de terapia.

Son múltiples y variados, pero estos son solamente algunos de ellos.
* Ayudan a nivel físicos a las personas con movilidad reducida.
Su destreza para poner o quitar un collar, o los movimientos que efectúan para cepillar o acariciar al perro así como para jugar con él mejoran sus habilidades motoras finas y gruesas
* Mejoran la presión arterial y tono muscular de las personas.
Esto es especialmente interesante en los perros de terapia que trabajan en geriátricos. Aseguran quienes trabajan con personas mayores que forman parte de estos grupos de terapia que la presencia de los perros de terapia ayuda a los ancianos a moverse para acariciar, dar agua o jugar con los perros.
* Mejoran el ánimo, la autoestima y la salud psicológica y emocional de las personas.
Tanto con niños como con adultos es uno de los trabajos terapéuticos más comunes y necesarios. Los resultados son espectaculares. También ayudan a combatir el estrés y la ansiedad.
* Ejercen un efecto socializador.
Contribuyen a la sociabilidad de los entornos en los que realizan su labor como perros de terapia, favoreciendo la comunicación, diálogo y conversación entre las personas en torno a su figura y cuidados.
* Contribuyen a mejorar a nivel cognitivos de las personas a las que ayudan.
El perro de terapia ayuda a mejorar la memoria y el razonamiento de las personas con las que trabaja. También mejora la orientación.
* Favorece la aparición de mejoras a nivel sensorial.
Entre ellas favorece el desarrollo de los sentidos, muy importante por ejemplo en personas con autismo o en ancianos.

Cómo viven los perros de terapia.

En principio un perro de terapia vive como cualquier otro perro feliz normal. Está cuidado, protegido y para él la terapia de la que forma parte es una rutina habitual que en ocasiones se ve como un juego o como una forma de interactuar con las personas.
Un perro de terapia ha sido entrenado en positivo y puede llevar una vida normal como perro de compañía con una persona o familia. Pero parte de su tiempo lo emplea en ayudar a las personas. No son mascotas explotadas, son perros cuidados, mimados y protegidos como un perro familiar más.

Los perros de terapia son de gran ayuda para diferentes grupos de personas. ¿Conocías este tipo de labor?

 

Foto by Pixabay

Compartir.

Comentarios están cerrados.

aaa

Comentarios