Cómo elegir la mejor mochila escolar

0

Cómo elegir la mejor mochila escolar - El Jardín de Venus

Se acerca la vuelta al cole y es hora de preparar el material que los peques y los adolescentes van a necesitar. Te contamos cómo elegir la mejor mochila escolar. De esta manera podrás comprar la más adecuada para el niño o niña. Así como un modelo resistente y duradero.

La mejor mochila escolar debe proteger la espalda.

Es importante elegir una mochila escolar que proteja la espalda. Tanto si el destinatario es un niño o niña o un adolescente, este punto es fundamental. El peso a cargar acostumbra a ser grande, sobre todo en la edad de 8-10 años, donde a menudo es un porcentaje importante del propio peso del niño. Por ello debe ofrecer una protección de la columna y la musculatura de la espalda importante.
Los modelos con ruedas son cómodos y respetuosos con la salud si se tira de ellas de forma adecuada.
Es preferible un modelo de dos tirantes frente a las mochilas escolares en bandolera, salvo que el peso que vaya a transportar sea meramente testimonial. Estos deben tener una anchura adecuada para no dejar marcas en los hombros, ser regulable para adaptarlo al tamaño del usuario y tener los tirantes reforzados y acolchados para una mayor comodidad.

Es importante elegir una mochila escolar de tamaño adecuado.

Una buena mochila escolar debe adaptarse tanto al tamaño del usuario como al del material que va a transportar. Existen muchas teorías al respecto e incluso tablas con tamaños según la edad o estatura del niño o niña. Pero en realidad estos datos se van al garete cuando el tamaño de carpetas y libros es demasiado grande para caber en la mochila que se considera adecuada para los peques de menor altura.
Por tanto debes elegir una mochila escolar en la que quepa el material que precisan tus hijos, en primer término. Y después discriminar entre ellas para descartar las que le golpeen los glúteos o sobresalgan en exceso de su anchura de espaldas. Es decir, quédate con aquella que no supere el tamaño del tronco de la persona que la va a usar.

Escoge una mochila escolar bien compartimentada.

Una mochila escolar con compartimentos bien diseñados es una buena elección. Ahorran tiempo de búsqueda y contribuyen a que no se pierdan las cosas o uno no las encuentre cuando las necesita.
Es importante que los compartimentos sean realmente prácticos. Es decir, que estén diseñados para un uso útil del espacio y no se hayan creado simplemente para añadir bolsillos sin ton ni son. Ante varios modelos de tu agrado, piensa cuál de ellos tiene una compartimentación mejor diseñada para el uso escolar, y qué podría meter tu hijo o hija en cada uno de esos compartimentos: la comida para el recreo, el estuche, monedero, etc…
Si habitualmente se precisa transportar un ordenador o tablet, es vital que la mochila disponga de un bolsillo adecuado para este fin, interior y amortiguado, para mayor protección del dispositivo.

Decántate por una mochila escolar que proteja lo que transporta.

Es importante que no pueda acceder fácilmente a su interior cualquiera mientras el usuario la lleva colgada. Cremalleras con posibilidad de candado o cierres dobles, son una buena opción. Especialmente si se va a viajar habitualmente en transporte público.
En caso de que el camino con la mochila en la espalda sea corto con un cierre de cremallera normal será suficiente. Es importante sobre todo en niños pequeños que les resulte fácil acceder a lo que necesitan sin botones complicados de abrir y cerrar.
La espalda acolchada protegerá tanto al usuario como al contenido de la mochila.

Elige el material más adecuado.

Es importante que escojas una mochila escolar de un material resistente, a prueba de golpes, rozaduras y lavados. Este último punto es algo que no suele tenerse en cuenta pero que es muy importante. Sería una pena tener que tirar una buena mochila tras pocos días de uso porque se ha manchado de tinta, de barro, de chocolate o cualquier otro producto y no puede lavarse. Fíjate en las características o el etiquetado de la mochila. Es importante que o bien pueda ir a la lavadora o bien admita un enjabonado y aclarado parcial de toda su parte textil.
Existen mochilas escolares fabricadas con materiales impermeables. Puede interesarte según el clima de tu pueblo o ciudad.

La estética de la mochila escolar es importante.

Para el usuario porque es el que la va a llevar a diario. Seguramente tendrá su propio criterio al respecto. Es cosa del adulto a su cargo pensar si su elección es válida o no. Si quieres que la mochila escolar le dure varios años, procura evitar personajes de moda que igualmente pueden dejar de estarlo dentro de unos meses. La opción de mochilas sobrias con elementos personalizables puede ser mucho más rentable a largo plazo; añadir chapas o parches, por ejemplo, le ayudarán a tener una mochila alegre y bonita con personalidad propia.

Este año elegir la mejor mochila escolar te resultará mucho más sencillo teniendo en cuenta estas cuestiones. Haz una buena compra y tanto tú como tu hijo o hija estaréis contentos con la elección.

 

Foto by Pixabay

Compartir.

Comentarios están cerrados.

aaa

Comentarios