Miniguía de protección infantil en la playa

0

Miniguía de protección infantil en la playa

Es habitual en verano que los niños disfruten libremente durante las vacaciones pero es importante tener todo el cuidado en lugares con cierto peligro. Te presentamos una práctica miniguía de protección infantil en la playa, un lugar que puede ser tan idílico y tranquilo como peligroso. Para que tus hijos estén protegido en todo momento, aquí encontrarás la información que te ayudará a lograrlo de forma sencilla y efectiva.

Protección infantil frente a ahogamientos.

Cada año mueren decenas de personas por ahogamiento en España y un alto porcentaje son niños. Aunque estos casos se dan más en piscinas privadas que en el mar, este sigue siendo un peligro importante del que hay que proteger a los pequeños.
Enseñarles a nadar cuanto antes es importante, pero en el mar un buen nadador puede verse en complicaciones. Cuando los niños son muy pequeños lo principal es no dejarles ir solos al agua e incluso en compañía de un adulto extremar las precauciones. Es importante desde que tienen capacidad para comprenderlo, hacerles ver la importancia de los colores de las banderas de señalización en la playa y las consecuencias que puede tener  jugar a ver quién aguanta mas bajo el agua o a hacer aguadillas a los amigos.

Fotoprotección.

Hace unos días hablábamos de la importancia de la fotoprotección para la salud y todo lo que dijimos en ese artículo es aplicable para los peques. Proteger su piel y sus ojos de los daño ocasionados por los rayos solares es una obligación que todavía muchas personas se toman a la ligera. En especial en lo que a los daños del sol en los ojos se refiere.
Es necesario utilizar gafas de sol y cremas con un factor de protección adecuado como protección infantil solar en la playa.

Protección frente a la deshidratación y golpes de calor.

La deshidratación ocurre, sobre todo, a niños muy pequeños que no saben pedir agua. Es importante que jugando al sol se les ofrezca a menudo agua o limonada casera que puedes llevar en un termo para que resulte más fresquita y apetecible, y evitar así que se deshidraten.
En cuanto a los golpes de calor hay que tener mucho cuidado tanto con los bebés como con el resto de la familia. Lo principal es evitarlo no estando en la playa en los días y horas de mayor temperatura y menos aún haciendo deporte o una actividad física importante al sol. En caso de que a pesar de todo ocurra, hay que saber actuar frente al golpe de calor y pedir de inmediato ayuda profesional.

Protección frente a posibles contagios.

Los hongos y otros problemas de este tipo pueden tener lugar en la playa principalmente en la zona de baños, en las duchas y en las fuentes para los pies. Es importante una protección adecuada, utilizando chanclas en estos espacios, no tocando nada que no sea estrictamente necesario tocar y lavándose y secándose bien las manos a su término.

Protección infantil frente a peligros variados en el agua y en la playa.

La mejor protección es la prevención; es importante que los peques conozcan y eviten los peligros de jugar y/o bañarse en las zonas de playa habilitadas para motos de agua, surfistas u otras actividades que puedan entrañar un peligro para un niño pequeño. Muchas playas tienen zonas separadas para distintas actividades y respetarlas es la mejor prevención frente al peligro que pudieran suponer.
Aunque en España la limpieza de las playas suele hacerse a diario y en horarios predeterminados en los que nadie ajeno a los servicios de limpieza puede permanecer en ella, no es así en otros lugares. Si estás en un lugar en que por la noche se hace botellón y la limpieza brilla por su ausencia, no dejes que los peques jueguen descalzos o que se alejen de la zona de playa que consideras segura y limpia.
También es importante en determinadas zonas propensas a la aparición de medusas y otros animales peligrosos saber cómo actuar frente a ellos y la importancia de acudir al cetro de socorro o de atención sanitaria cuando pican a un niño o a un adulto.

Cortes de digestión y comida en mal estado.

El corte de digestión no es un mito de los niños de los años ´80, es una realidad que puede ser muy peligrosa y que cada año acaba con la vida de personas; cuando el organismo esta llevando a cabo el proceso de digestión si este se sumerge en agua fría puede sufrir un shock debido a que la sangre se desplaza de la zona digestiva hacia la piel para equilibrar la temperatura corporal.
Otro peligro en la playa relacionado con la alimentación viene derivado del mal estado o inadecuada manipulación de los alimentos que puede provocar desde gastroenteritis leves a problemas graves como salmonelosis. Cuidado con ello. Extrema las precauciones.

Seguridad y protección frente a desconocidos.

Es importante que los niños sepan que no deben irse con desconocidos aunque les digan que conocen a sus padres. Pero también es importante que sepan a quien sí deben acudir en caso de que se pierdan o de que le ocurra algo al adulto que está a cargo suyo. Enseñarles el puesto de socorrista en la playa y que sepan que es el lugar y las personas a las que acudir en caso de necesidad es algo que deberíamos hacer siempre, sobre todo si los niños son muy pequeños y eres el único adulto a su cargo en la playa.

Esperamos que esta miniguía de protección infantil en la playa sea de ayuda para las familias y los peques este verano. Tenla en cuenta para evitar disgustos y problemas.

 

Foto by Pixabay

Compartir.

Comentarios están cerrados.

aaa

Comentarios