Vestidos de novia baratos

0

Vestidos de novia baratos - El Jardín de Venus

Si estás planeando tu boda o tienes pensado hacerlo en un futuro cercano, es muy probable que una de tus prioridades sea lucir un vestido de boda que te siente como un guante y refleje tu personalidad. Pero también es posible que te asusten los precios que habitualmente se manejan dentro del gran negocio de las bodas. Sin embargo hay soluciones imaginativas para encontrar vestidos de novias baratos y únicos.

1.- Tiendas y catálogos low cost, una posibilidad real de encontrar vestidos de novia baratos.

Es la primera opción que viene a la mente cuando se habla de vestidos de novia baratos. Pero no es una opción apta para todos. No es para ti si lo que deseas es un vestido único y original, por ejemplo. Sin embargo son perfectas para ti si no tienes grandes requerimientos y tu presupuesto es muy bajo.
Estas tiendas se dividen principalmente en dos categorías:
– Las que venden vestidos de novia baratos porque trabajan un catálogo concreto y fabrican abaratando al máximo los costes de producción (sueldos, materiales, diseño, sistema de ventas, etc…)
– Las tiendas que venden vestidos de novia baratos porque su stock corresponde a descatalogados de otras temporadas, tiendas que han cerrado, vestidos con pequeñas taras invisibles para cualquiera pero que no han pasado el control de calidad de la marca…

2.- Vestidos de novia hechos a mano, una opción no tan cara como crees.

Un vestido de novia de un gran diseñador elaborado a mano es caro. Muy caro. Pero si tienes claro que estilo quieres, encontrarás modistas (y modistos) habilidosos que pueden hacerlo por un precio mucho más económico. Estarás pagando por sus horas de trabajo y los materiales, pero no por su nombre ni marca.
Además en estos casos el hecho a mano puede quedarse meramente en la confección del vestido, que dependiendo de su dificultad y trabajo requerido tendrá uno u otro precio. No es lo mismo un diseño de líneas sencillas que uno repleto de bordados o drapeados.
En portales de artesanía puedes encontrar tanto vestidos totalmente hechos a mano en tallas estándar pero únicos, como elementos que puedes añadir a tu vestido; apliques, flores de tela, bordados, encajes, etc…

3.- Vestidos de novia baratos de segunda mano.

Es una opción que gusta poco pero que te permite comprar vestidos de novia baratos bien a una propietaria particular, bien en un comercio. Siendo realistas, es complicado encontrar lo que una quiere, en la talla en la que lo necesita y en el estado el que lo desea. Pero si lo encuentras, seguramente pagues muy poco por él respecto a comprarlo nuevo.
Esta forma de comprar vestidos de novia baratos es muy adecuada si eres manitas y lo que vas a hacer con el vestido es transformarlo a tu antojo. De hecho muchas veces puede ser más económico comprar más de un vestido de esta forma para aprovechar sus materiales (encajes, botones, flores o simplemente su tejido) que comprar estos nuevos para hacer a mano uno nuevo. Si sueles crear tu propia ropa, te gusta diseñar tanto como coser, tienes claro cómo quieres que sea tu vestido de novia, sacas partido hasta de las piedras y dispones de tiempo para ello, puede ser la mejor elección para ti.

4.- La opción vintage de amigos y familia, solo si se puede retocar.

Quizá un familiar o una amiga quiera prestarte su vestido, pero esta opción es peligrosa. Si es una cesión, acepta si es de tu gusto y lo puedes retocar para que te siente como un guante y se adapte al estilo que deseas. Pero si es un préstamo piensa que la otra persona puede molestarse si retocas algo, ya no digamos si quitas o añades elementos. Además, piensa que un vestido se puede manchar o romper, y que puede generar un problema grave con la persona que te lo ha prestado.

5.- Estudiantes de corte y confección, una opción a explorar.

¿Conoces alguna escuela de diseño o una academia de corte y confección? Acércate y pregunta, puede que haya estudiantes dispuestos a crear tu vestido de novia ideal a un precio mucho más económico que si lo encargaras a un profesional. Eso sí, ten en cuenta que no lo es.
Si te decantas por esta opción, deja bien claros los términos desde el principio; plazos, pagos, etc… No trates de explotar a un estudiante ni esperes la perfección que otorga la experiencia pero tampoco dejes que pretenda cobrar como un profesional ni pases por alto un trabajo mal hecho.

6.- Alquilar vestidos de novia baratos es una buena opción.

En los últimos años han crecido las empresas especializadas en alquilar vestidos de novia, de ceremonia e incluso ropa de alta costura. Busca en tu zona y elige entre un alquiler de vestidos de novia baratos o de marca, que aunque te supondrá mayor desembolso siempre será claramente inferior a la compra de dicho vestido.

Como ves, las opciones para comprar vestidos de novia baratos son variadas y factibles. Explóralas para encontrar el vestido que deseas dentro de tu presupuesto.

 

Foto by Pixabay

Compartir.

Comentarios están cerrados.

aaa

Comentarios