8 pasos para ser una mujer única

0

8 pasos para ser una mujer única

Descubre los 8 pasos para ser una mujer única. No, no se trata de ser alguien diferente a ti, al contrario, se trata de ser tú misma de verdad. Serlo desde dentro y mostrarlo hacia fuera. Que la gente piense en ti como alguien especial, que valore tu autenticidad. Que tú te sientas a gusto con tu persona. Descúbrete, quiérete y muéstrate como la mujer única que eres. 

1.- Si algo te gusta, te gusta, se lleve o no se lleve. No te pongas algo que no te gusta o que no te sienta bien porque esté de moda, ni dejes de llevar algo que te encanta y te sienta estupendamente porque sea de otra temporada. Y esto es aplicable a muchas más cosas que la ropa, los complementos o el maquillaje. 

2.- Ten claros tus principios y síguelos siempre. Primero tienes que saber cuáles son tus principios en la vida, qué te mueve y por qué vale la pena luchar. Y después, no desviarte de tu propio camino. Puedes demorarte, pararte y pensar, pero no los abandones de buenas a primeras por comodidad o porque no gusten a otros. Sé tú.

3.- Descubre lo que te hace feliz, y dale cabida en tu vida diaria. Si quieres ser feliz, llevar una vida feliz y tener fortaleza para afrontar cualquier cosa, primero ten claro qué cosas son las que te hacen feliz. No te pierdas en ensoñaciones difíciles de alcanzar, vete a lo cercano y accesible. ¿Te hace feliz jugar con tu hijo, leer un libro, salir a bailar? ¿Te hace feliz cuidar tu jardín, aprender cosas nuevas, dormir del tirón? ¿Te hace feliz una charla con las amigas, el trabajo bien hecho, disfrutar de  un baño de espuma? Potencia esas pequeñas cosas que te hacen feliz, hazles hueco en tu vida, en tu día a día. Multiplica, está en tu mano, esos pequeños momentos felices. Y afrontarás con más fuerza las cosas que no dependan de ti, con la fortaleza de una mujer especial y única.

4.- Di NO siempre que quieras decir No. No te cortes. Aprender a decir no es para algunas personas una tarea complicada pero muy satisfactoria cuando se consigue. No hagas lo que no quieras hacer, sé dueña de tu vida. 

5.- Deja un buen recuerdo de tu persona en quien lo merezca. Ayuda cuando puedas a quien puedas. Regala una sonrisa, una palabra amable, di un gracias, saluda, sujeta la puerta del ascensor cuando otro vecino salga, procura recordar el nombre de las personas con las que te relacionas aunque sea esporádicamente… Te costará muy poco trabajo pero dejará muy buena imagen de tu persona, si las haces de corazón.

6.- Sueña y lucha porque esos sueños sean realidades. Persíguelos con cabeza pero con tesón, sin perderte en ensoñaciones locas pero avanzando siempre hacia ellos. 

7.- Sé fuerte. No es fácil a menudo mantenerse piscológicamente fuertes, pero se puede aprender a hacerlo. No te dejes vencer fácilmente por las adversidades, y mucho menos te ahogues en un vaso de agua. No se trata de que no pidas ayuda cuando la necesites, ni de que seas rígida, nada de eso, se trata de que tengas la capacidad suficiente para que las cosas que te vengan en contra no te superen, de que puedas pensar y actuar frente a ellas, de que mantengas la calma interior aunque fuera ruja la tempestad.

8.- Quiérete por encima de todo, pero no a costa de todos. Quererte es muy importante; si no te valoras tú, dificilmente te valorarán los demás. Quiérete por encima de todo. Pero no a costa de todos, no infles tu ego y te creas superior a nadie, no te sientas mejor que los demás. Se consciente de que mereces lo mejor pero no pises a nadie para conseguirlo. 

 

Foto by Pixabay

Compartir.

Comentarios están cerrados.

aaa

Comentarios