Alzheimer precoz

0

Alzheimer precoz - El Jardín de Venus

Cuando hablamos del alzheimer habitualmente pensamos en personas mayores. Pero esta enfermedad no afecta únicamente a ancianos y personas de la tercera edad. Cada vez es más frecuente el llamado alzheimer precoz, que afecta a personas jóvenes o de mediana edad. Es importante conocer esta circunstancia y sus síntomas habituales para una detección temprana que permita un tratamiento adecuado desde el principio.

Qué es el alzheimer precoz y a quienes afecta.

El alzheimer precoz es la denominación que se le da a esta enfermedad cuando afecta a personas jóvenes. Aunque es poco común, ya afecta en torno al 5% de los casos diagnosticados de esta enfermedad. Suele aparecer entre los 40 y los poco más de 50 años, pero hay casos de personas que con 30 años han mostrado los primeros síntomas de la enfermedad.

Cómo detectar el alzheimer precoz; síntomas habituales.

Hasta ahora la anormalidad de la presencia de esta enfermedad en pacientes jóvenes hacía que a menudo no se hicieran las pruebas pertinentes al paciente y se tratara el caso como otras enfermedades: estrés, depresión u otro tipo de demencia. Por ello es importante conocer los síntomas más habituales del alzheimer precoz para en caso de aparición dar la voz de alarma y acudir a consulta.
– Dificultad para realizar labores y actividades que hasta entonces se desempeñaban sin problemas. Tanto a nivel laboral como doméstico o de ocio.
– Alteración del estado de ánimo. Aparición de episodios de tristeza e irritabilidad frecuentes de forma recurrente.
– Olvido de asuntos importantes. Como citas, labores habituales (ir a recoger a los niños del cole, el día y la hora en que acude al gimnasio o a algún curso, olvidar preparar la comida o cena si lo hacía hasta ahora habitualmente, etc…).
– Dificultad para seguir una conversación. Incapacidad para responder, argumentar o seguir el hilo de la misma.
– Pérdida de objetos personales. Nada que ver con personas despistadas a las que les ocurra habitualmente.
– Desorientación temporal. De pronto no saben dónde están o en qué momento viven. Darse cuenta de ello, sobre todo si es recurrente, puede ocasionar ansiedad e incluso pánico.
– Comportamiento extraño. Una persona adulta no cambia de personalidad de la noche al día. Un comportamiento extraño o inhabitual puede ser un síntoma de alzheimer precoz o de otra enfermedad.
– Problemas de juicio. Cuando una persona sensata comienza a tomar decisiones extravagantes tanto en las pequeñas decisiones del día a día (qué ropa ponerse, cómo arreglarse, cómo actuar en el trabajo o en su entorno cercano) como en temas serios, estamos ante un problema de juicio que puede ser sintomático de una enfermedad como el alzheimer precoz.

Cómo actuar ante la sospecha de alzheimer precoz.

Tanto si es algo que notas que te puede estar sucediendo a ti misma como a alguien de tu entorno, lo principal es mantener la calma y acudir a un especialista. Se trata de un tema muy serio que por inusual y porque comparte algunos síntomas con otras problemáticas o trastornos, a veces no se diagnostica correctamente desde le principio. Por ello es aconsejable pedir dos o tres opiniones a diferentes profesionales médicos, para estar seguros de si se trata de alzheimer precoz o no.
Compartir este momento con otra persona de confianza es importante, especialmente si eres tú quien puede padecer esta enfermedad. Tener un apoyo en este momento es de gran ayuda.

Conocer la existencia del alzheimer precoz y sus síntomas nos puede ayudar a detectarlo de forma temprana, para un cuidado y atención desde el principio al enfermo.

 

Compartir.

Comentarios están cerrados.

aaa

Comentarios