Tipos de calefacción para hogar

0

tipos de calefacción para el hogar - El Jardín de Venus

Aunque este otoño no está siendo precisamente frío, al menos hasta ahora, es tiempo de pensar en los tipos de calefacción para hogar y cuál de ellos es mejor solución para tu vivienda. Antes de que realmente llegue el frío, es conveniente tener solucionado este tema y evitar así que una bajada brusca de temperaturas te pille por sorpresa. El poder estar calentita y cómoda en tu casa está en juego.

Tipos de calefacción para hogar que funcionan con gas.

Actualmente existen diferentes tipos de calefacción para hogar con gas.

* Gas natural.

Presente en las ciudades pero difícil de utilizar fuera de ellas en chalets y zonas rurales, pues el suministro suele circunscribirse a áreas urbanas. Se paga una tarifa por uso como si se tratara de otro suministro del hogar, por ejemplo como la electricidad. Requiere de una instalación de calefactores ubicados en las diferentes estancias de la vivienda con unas tuberías .Es decir, hay que realizar una obra de instalación en la casa que puede ser costosa en un principio, aunque con el tiempo la rentabilizarás. No es una solución rápida de un día para otro.

* Gasóleo C.

Es una buena opción para viviendas unifamiliares como chalets y casas de campo, en los que desde hace ya unos años es uno de los tipos de calefacción para hogar más empleados. Requiere de un depósito apropiado y también de una instalación de calefactores comunicados con él dentro de la vivienda. En la actualidad su precio no es el más barato del mercado pero proporciona una buena solución porque tiene una gran potencia calorífica y permite proporcionar cómodamente a toda la casa de una buena temperatura.

* Gas propano.

Su potencia calorífica es similar a la del Gasóleo C y también precisa de depósito de almacenamiento e instalación de calefactores dentro de la vivienda.

* Gas butano.

Actualmente puedes comprar estufas de butano que calientan una estancia en poco tiempo y que no precisan instalación especial. Cada estufa requiere de una bombona de butano, lo que puede resultar incómodo para algunas personas, aunque a día de hoy esta puede comprarse en gasolineras o ser recibida a domicilio. Las estufas de butano actuales disponen de importantes sistemas de seguridad, pero se trata de un tipo de calefacción que requiere de unas medidas de prevención y atención en su uso habitual para no generar problemas. No se recomienda dormir con ellas ni son aptas para ser encendidas por niños. Son una buena opción para espacios amplios y bien ventilados.

Tipos de calefacción para hogar que funcionan con electricidad.

Existen diferentes tipos de calefactores que funcionan con suministro eléctrico. Desde las estufas de placa a las que albergan en su interior aceites, pasando por acumuladores, estufas de barras infrarrojas o de aire caliente, entre otras. Cada una de ellas tiene unas características concretas que las pueden hacer más interesantes o menos para cada usuario.
En general todas ellas son opciones económicas en lo que al aparato se refiere, aunque no lo son tanto en cuanto a su gasto de suministro preciso para su funcionamiento. Cuentan con la gran ventaja de que no precisan de una instalación especial y de que un mismo aparato puede moverse a diferentes estancias, aunque tardará un tiempo en calentar cada una de ellas. Actualmente con programadores o enchufes inteligentes y una APP de domótica en el móvil pueden encenderse cuando nos convenga aunque no estemos en casa, y así disfrutar de una buena temperatura en la vivienda al llegar a casa sin necesidad de que permanezcan encendidos todo el día.
Mención especial reciben los tipos de calefacción para hogar que no funcionan a través de estufas pero se alimentan de energía eléctrica. Soluciones como los suelos radiantes o las calderas eléctricas con acumuladores de agua, necesitan de instalación. No salen especialmente económicos dado que requieren una inversión inicial importante, pero proporcionan muy buenos resultados calentando cómodamente la vivienda.

Tipos de calefacción para hogar con biocombustibles.

* Biomasa.

Las calderas de biomasa tienen un precio elevado pero proporcionan mucho calor y son una solución que se rentabiliza de forma rápida. Es especialmente interesante para viviendas rurales unifamiliares. Funcionan con pellets o huesos de aceituna, que se venden expresamente para este fin.

* Carbón.

Todavía se emplea pero ha quedado relegada a viviendas unifamiliares en las que se valora también el efecto estético del propio aparato calefactor. Hay que tener en cuenta que puede resultar sucio y que hay que ocuparse de limpiarla a diario. Además, se necesita disponer de espacio para poder almacenar el carbón que se va a usar.

* Estufas de leña.

Podríamos compararla con la de carbón, aunque con ciertas diferencias.

Aunque existen otros tipos de calefacción para hogar estos son los más usuales a día de hoy. Conocerlos mejor te ayudará a encontrar el ideal para tu vivienda.

 

Foto by Unplash

Compartir.

Comentarios están cerrados.

aaa

Comentarios