10 trucos para ahorrar agua en el jardín

0

10 trucos para ahorrar agua en el jardín - El Jardín de Venus

Una de las grandes preocupaciones en jardinería es cómo ahorrar agua en el jardín. Y especialmente en años hidrológicos malos, como este en el que en grandes zonas de España hay amenaza de sequía, en espera de lo que ocurra al término del verano.
Te contamos 10 trucos para ahorrar agua en el jardín que te pueden ayudar a ser responsable con el agua manteniendo un jardín bello y bien cuidado.

1.- Recoger y utilizar agua de lluvia.
Siempre es buena idea recoger agua de lluvia y utilizarla para el riego del jardín. No pienses en un típico depósito de plástico o de cemento; hay elementos muy ornamentales y soluciones muy originales y artísticas que no solo no afearán tu jardín, es que además lo embellecerán. Desde bidones de madera que recojan el agua de los canalones para jardines de estilo rústico a fuentes de piedra con receptáculos de agua en su interior que puedes dejar abiertas los días de lluvia, entre muchos otros.

2.- Instalar riego por goteo o riego por exudación.
Los sistemas de riego por goteo y de riego por exudación son los mejores para tener un control del agua empleada. Son los que menos agua desperdician y merece la pena tenerlos en cuenta sobre todo el jardines de viviendas y en climas en que la sequía es algo habitual periódicamente. La inversión merecerá la pena. En todo caso vigila siempre que la instalación está en buen estado y no hay fugas que generen pérdidas de agua.

3.- Regar a una hora adecuada.
La hora de regado también es importante para ahorrar agua en el jardín. Hacerlo a primera hora de la noche o a primera hora de la mañana antes de que caliente, es lo ideal. Evitarás que se pierda agua por evaporación y las plantas la aprovecharán al máximo.

4.- Utilizar regadera.
El uso de la regadera en determinadas zonas del jardín, como pequeños parterres de flores, por ejemplo, pude ser una buena idea siempre y cuando no lo hagas en las horas centrales del día. Mucho más ahorrador de agua que el uso de aspersores y en jardines pequeños, te evitará también un gasto en instalaciones de riego innecesarias.

5.- Plantar especies adaptadas al clima.
Es obvio, ¿verdad? Pero a menudo es algo que no se tiene en cuenta y se deja de lado. El uso de plantas autóctonas o debidamente adaptadas al clima en el que se ubica el jardín, hace que salvo años hidrológicamente inhabituales o raros sus requerimientos de agua queden cubiertos por las lluvias.

6.- Limitar la extensión de césped.
El césped es un gran consumidor de agua. Si puedes, evita dedicar grandes extensiones de tu jardín al césped. Hay alternativas muy bonitas, más respetuosas con el consumo hídrico y que hacen su misma función en el jardín.

7.- Evitar el exceso de evaporación.
Gran parte de la pérdida de agua de un jardín viene dada por un exceso de evaporación. Para ello, además de evitar regar a pleno sol y en las horas centrales del día, como ya hemos comentado, puedes utilizar corteza de oino, mantillo, gravilla ornamental u otros productos que colocados en la basse de las plantas hace que estas conserven mejor el agua del riego.

8.- Reutilizar agua.
Aunque no siempre se puede usar el agua de la piscina para regar el jardín, si que hay otros tipos de agua que puedes emplear para el riego en lugar de tirar por el desagüe. Por ejemplo, el agua corriente no tratada de un jacuzzi hinchable.  O el de lavar verduras. O cuando cambies el agua del comedero de tus mascotas, entre otros.

9.- Proteger al jardín del viento.
La acción del viento reseca las plantas y el terreno en el que se ubican. Si tu jardín está en una zona habitualmente azotada por el viento será una buena idea la instalación de barreras de piedra o muros, por ejemplo, que protejan a las plantas de su acción. Entre otros beneficios notarás que te ayuda a ahorrar agua en el jardín.

10.- Instalar un sensor de lluvias.
La instalación de un sensor de lluvias es una buena idea asociándolo a un sistema de riego, para que éste se detenga cuando llueva. También es interesante su uso asociado con algún sistema de almacenamiento de agua de lluvia que se abra cuando detecte la misma y se cierre posteriormente para que no se ensucie el agua y para evitar que la posterior acción del sol evapore buena parte del agua recogida.

Con estos trucos podrás ahorrar agua en el jardín de forma habitual y asegurada. La Tierra y la factura te lo agradecerán.

 

Foto by Pixabay

Compartir.

Comentarios están cerrados.

aaa

Comentarios